No.2 Viaje de Antony Melville a Honduras. Abril 2007 Parte 2
By Antony Melville | Ultimas Noticias No. 2 Junio 2008

 

Parte 2: Algunas ideas sobre cómo extender el uso de cultivar en callejones Inga

 

Consideraciones sobre la promoción para agricultores

Una buena manera de promover aún más la técnica de cultivar en callejones sería el entrenar a varios promotores con experiencia para establecer muchas parcelas demostrativas pequeñas. Idealmente, éstos serían también agricultores quienes estarían ampliamente diseminados. El costo no sería muy grande ya que los salarios serían pequeños. Este acercamiento podría utilizarse usando como central cualquier parcela demostrativa, no necesariamente en Honduras, sino en cualquier lugar en el cual se establezcan una parcela demostrativa y una finca de semillas.

The Ecologic tree nursery

 

 El vivero de árboles Ecológicos con muchas especies de árboles. (Foto Copyright ©  Antony Melville) 

Al planificar tal acercamiento se tendría que considerar una serie de interrogantes, por ejemplo: ¿Cuántos sitios son accesibles con vehículos? ¿Cuántos son accesibles a pie (caminando) ó en mula? ¿Cuántos agricultores tienen experiencia en cercar? ¿Cuánto ganado hay en el área? Uno también debe considerar la calidad de la tierra y las condiciones climatológicas locales, particularmente en cuáles meses llueve en tal localidad. En algunos lugares se requerirían 3 años para la primera poda. La parcela en El Carbón había comenzado muy mal porque había sido transplantada en enero bajo un intenso sol con poca cobertura de nubes. Las parcelas sembradas en mayo/junio tendrán menor exposición. En Honduras hay menos pérdida de semillas por las aves en abril que en octubre/noviembre cuando hay menos alimentos alternativos para las aves en el ambiente. 

Poor growth of Inga seedling planted in January

 

Crecimiento pobre de plantitas Inga sembradas en enero. (Foto Copyright ©  Antony Melville) 

 

Talar y Quemar

En el área que visité algunos de los agricultores ya estaban practicando alguna forma de agricultura forestal antes de utilizar Inga. No sé cuántos todavía talaban y quemaban el bosque ya que esto es algo que no todos admiten. Pero para darles una idea de lo que involucra, Víctor hizo las comparaciones detalladas en la parcela de un hombre. Sus rendimientos fueron alrededor de 4 veces más altos que los anteriores después de que comenzó a utilizar Inga. Esto sugiere de que por cada hectárea de tierra que se cultiva usando la técnica de cultivar en callejones Inga se salvarían no una, sino 4 hectáreas de bosque en el primer año. Y por supuesto, la parcela Inga se puede volver a utilizar año tras año, mientras que después de que se haya agotado una parcela talada y quemada se tiene que comenzar otra.

Desde luego que estas figuras son aproximadas y varían bastante de lugar a lugar. Pero si muestran la muy buena eficiencia de la técnica de cultivar en callejones. 

 

Tamaño de la parcela

El implementar y establecer una hectárea completa de Inga es toda una gran empresa. Pero un nivel válido para que un agricultor tenga un comienzo efectivo es con una parcela de 1000mts cuadrados, ó 1/10 de hectárea. Esto puede tomar la forma de 10 callejones de 4mts x 25mts de longitud, es decir, 11 filas de árboles Inga x 26 plantas, ó 286 plantitas Inga. Esto no es muy difícil de limpiar, sembrar, talar malezas, mantener y de trasladar las plantitas; y sólo se requieren 130mts de cerco. Si al agricultor le gustan los resultados podría fácilmente entonces duplicar ó triplicar el tamaño de la parcela posteriormente.

Sr. Malvano' Inga tree snursery

Vivero del Sr. Malvano. Al fondo, una parcela en la cual las malezas han sido taladas y dejadas descomponer, no quemadas. (Foto Copyright ©  Antony Melville)

   Sr Malvano with his baby

 

El Sr. Malvano con su bebé. (Foto Copyright ©  Antony Melville)

 

Créditos de Carbón

Un cálculo rudimentario sugiere que al usar el material podado como leña para cocinar y al dejar los deshechos menores con las hojas en el suelo, éstos se descomponen liberando metano, por lo tanto el Inga mismo es probablemente un mejor sumidero de carbón que las zacateras toscas que reemplaza y debido a que esto reemplaza otros combustibles es probable que ahorre CO2. Por lo tanto su verdadero valor para secuestrar carbón yace en cambiar la situación de la destrucción del bosque al talar y quemar. Basado en los datos anteriores de Victor Coronado, un programa de 5 años de cultivar en callejones Inga estaría cambiando la situación de 20 hectáreas de tala y quema por cada hectárea de Inga. Se necesita una figura para la emisión de carbono resultante al quemar una típica hectárea de bosque secundario destruido por talar y quemar. El valor del bosque tropical vigente para la retención y absorción de carbono es un tema caliente de discusión en el seguimiento del protocolo de Kyoto, pero he escuchado una cotización de US$15 por hectárea en un contexto brasileño.

 Carrying home the Inga pods

 

Llevando a casa las vainas de Inga, con una pila de leña en el fondo, aunque no estamos seguros si es leña de Inga. (Foto Copyright ©  Antony Melville

Para que el crédito de carbón se aplique al sistema Inga tendría que haber una declaración jurada de que el agricultor estaba practicando el talar y quemar y que desistió de ello por desarrollar el Inga. A US$15 por hectárea una buena parte de los US$300 por 5 años probablemente sería absorbido por el proceso de verificación, si los honorarios tomados por los proveedores de los créditos dejaran algo que absorber. Es probable que muchos agricultores se adelantarían para reclamar que estaban practicando talar y quemar aunque no fuese así. Inclusive podrían retroceder a talar y quemar para calificar para las donaciones. Al considerar todo esto no estoy convencido de que buscar acreditación oficial para la secuestración de carbón sea la manera más efectiva para avanzar el financiamiento de cultivar callejones Inga.  

Sin embargo, mucha gente valoraría altamente el efecto beneficioso de reducir esta presión sobre los bosques aún sin acreditación formal y estaría feliz de proveer soporte de esta manera. En realidad hay muchas dudas acerca de muchos de los programas de equilibrio de carbón. La publicación Ethical Consumer (mayo/junio del 2007, actualmente se puede descargar de su website) ha hecho un excelente informe sobre los varios programas de secuestración de carbón y ha encontrado muchas deficiencias en la mayoría de ellos. Luego continúan discutiendo alternativas para compensar proveedores, tales como apoyar varias organizaciones las cuales proveen programas que usan menos carbón, ó educan ó hacen campañas sobre el asunto. El cultivar en callejones Inga ciertamente calificaría como un muy buen programa basado en esto. 

 

¿Y con respecto al micro-crédito?

En mi mente el micro-crédito puede ser una fuente de financiamiento más promisorio. Un posible obstáculo sería el principio banquero Grameen el cual establece que los préstamos son solamente por un año, debido a que esa cantidad de tiempo para pagar ha funcionado bien, mientras que el cultivar en callejones Inga tiene un ciclo de pago de 3 años. Se necesita encontrar una manera de financiar cercos, semillas, bolsas para las plantitas y la roca fosfórica generalmente necesaria para iniciar el sistema. Podría funcionar un programa de pago que comience después de la primera cosecha, de digamos $1 por semana para las siguientes 52 semanas; ó posiblemente un programa con una donación por la primera parcela de 1000mts cuadrados, seguido por préstamos sobre esa base para extenderse más allá de 1000mts cuadrados.

 Inga seeds in a bucket of water

 

Semillas Inga en una cubeta con agua. (Foto Copyright ©  Antony Melville)